La Defensa Mercantil tiene por objetivo el tratamiento y resolución de problemas o conflictos que padecen las empresas y los autónomos, en especial en Procesos Judiciales, Situaciones de Insolvencia, Concursos de Acreedores y Conflictos Empresariales.

Estos conflictos tienen una doble vertiente:

Para la resolución de estos problemas nuestra labor se centra en: